Páginas vistas en total

viernes, 16 de junio de 2017

EL COLOSO DE RODAS

El Coloso de Rodas – Una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo


Una enorme estatua de una figura masculina de bronce, el Coloso de Rodas, fue una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo y se terminó de construir alrededor del 280 a.C. Se erigía alta y orgullosa en la isla griega de Rodas, y como los relatos antiguos sugieren, fue construida en honor del dios Sol Helios.
Es también un monumento a la defensa victoriosa de la isla contra un frente comandado por el líder macedónico Demetrio I en el 305 a.C. Las leyendas hablan, además, de cómo el pueblo de Rodas vendió el material que dejaron los macedonios, y así fue como patrocinaron la construcción de la estatua.

El Coloso de Rodas como se imaginaba en un grabado del siglo XVI de Martin Heemskerck, parte de su serie de las Siete Maravillas del Mundo

La enorme estatua fue diseñada por el escultor Cares de Lindos y tenía una altura de 33 mts con una base de 15 mts. En contraste, otra de las siete maravillas del mundo antiguo, la Estatua de Zeus en Olimpia, tenía unos 13 mts de altura.
Las fuentes antiguas varían poco en la representación del Coloso de Rodas. Los trabajos comenzaron alrededor del 292 a.C. Supuestamente estaba hecha de tirantes de hierro a los que se unían placas de latón para hacer la piel. El interior de la estatua estaba lleno de bloques de piedra. Y el conjunto se situaba sobre un pedestal de mármol blanco, situado en la entrada del puerto de Mandraki.
Los trabajadores tardaron doce años en completar el Coloso de Rodas. Lo más probable es que, durante la construcción, amontonaran tierra a los lados de la enorme estatua. Una vez terminado, los trabajadores retiraron toda la tierra, dejando la maravillosa estructura de pie y dominando el antiguo puerto.

Representación del Coloso de Rodas después del terremoto, obra del artista italiano Antonio Tempesta (Italia, Florencia, 1610)

La estatua se mantuvo durante 54 años en pie hasta que la isla de Rodas fue golpeada por un fuerte terremoto en 226 a.C. El desastroso suceso causó daños considerables a grandes sectores de la ciudad, incluyendo el puerto.
La estatua también sufrió daños, se rompió a la altura de las rodillas y cayó al suelo, según lo descrito por el geógrafo griego Estrabón. Pero a pesar de quedar destruida, viajeros de todo el orbe iban a verla. Plinio el Viejo, el filósofo romano, señaló que pocas personas eran capaces de envolver sus brazos alrededor del pulgar caído. De hecho, cada uno de los dedos del Coloso debía haber sido más grande que la mayoría de las estatuas de tamaño ordinario.
En el 653Rodas fue capturada por los árabes, y como la Crónica de Teófanes el Confesor cuenta, los restos de la estatua fueron derretidos y vendidos a un comerciante judío de Edesa, Mesopotamia.
El mercader utilizó 900 camellos para transportar la carga. La ubicación exacta de lo que pueda quedar de la antigua estatua todavía se discute hoy. La historiadora alemana Ursula Vedder argumenta que el Coloso nunca se situó en el puerto de la ciudad, aunque una buena parte de las fuentes sugieren que Mandraki es la ubicación del antiguo monumento.

La entrada del antiguo puerto de Rodas (Mandraki). La mayoría de las fuentes sugieren que la estatua estaba aquí.

Los planes para erigir un nuevo y moderno Coloso se vienen demorando en Grecia durante casi una década. Los funcionarios del gobierno anunciaron el proyecto en 2008, pero “en lugar de ser una réplica, se piensa construir la escultura ligera más grande del planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario