Páginas vistas en total

viernes, 3 de marzo de 2017

HISTORIA DE LOS TRABAJADORES TEXTILES

¿Quiénes fueron los luditas?


Resultado de imagen de consecuencias de la revolucion industrial


“Ludita” es hoy un término utilizado para describir a las personas que detestan las nuevas tecnologías, pero su origen se remonta a un movimiento obrero del siglo XIX que arremetió contra las consecuencias económicas de la Revolución Industrial.


Caricatura que muestra a Ned Ludd, el mítico lider de los luditas (British Museum)

Los primeros luditas fueron trabajadores textiles británicos que se opusieron al uso creciente de telares y marcos de punto automatizados. La mayoría eran artesanos que habían pasado años aprendiendo su oficio y temían que los operadores de máquinas no cualificados les robaran su sustento.
Cuando sus proclamas pidiendo ayuda al gobierno fueron ignoradas, algunos desesperados comenzaron a irrumpir en fábricas y destruir máquinas textiles. Se llamaron a sí mismos “luditas” acordándose de Ned Ludd, un joven aprendiz que se rumoreaba que había destrozado un aparato textil a finales del siglo XVIII. No hay evidencia de que existiera Ludd (como Robin Hood), pero aún así se convirtió en inspiración para el movimiento. Los vándalos decían estar siguiendo las órdenes del “General Ludd”, e incluso emitieron manifiestos y cartas amenazantes con su nombre.
Los primeros casos importantes de destrozos de máquinas ocurrieron en 1811 en Nottingham, y la práctica pronto se extendió por todo el país. Los luditas atacaron y quemaron fábricas y, en algunos casos, incluso intercambiaron disparos con guardias y soldados. Los trabajadores esperaban que sus incursiones estimularan la prohibición de las máquinas de tejer, pero el gobierno británico en cambio tomó la decisión de “calmar” las revueltas penando con la muerte a quien rompiera una máquina.
Los disturbios finalmente alcanzaron su apogeo en abril de 1812, cuando algunos luditas fueron asesinados durante un ataque contra un molino cerca de Huddersfield. El ejército cercó a muchos de los disidentes en los días siguientes, y decenas fueron ahorcados o transportados a Australia. Hacia 1813, la resistencia ludita había desaparecido. No fue hasta el siglo XX cuando su nombre volvió a entrar en el léxico 

No hay comentarios:

Publicar un comentario