Páginas vistas en total

miércoles, 11 de enero de 2017

HUA MULAN GUERRERA DE LA ANTIGUA CHINA

Portada - Ilustración de Hua MuLan, la valiente mujer guerrera, en el momento en el que vuelve a casa después de la guerra y se reencuentra con su anciano padre. (La Gran Época)

Hua Mulan, la valiente mujer guerrera de la antigua China


Hua Mulan, figura legendaria en la antigua China, vivió durante la dinastía Wei del Norte. Su historia fue descrita originalmente en una canción popular, ya que no fue registrada por el historiador oficial de China. Se trata de la canción folclórica que lleva por título “Balada de Mulán”. Una balada que logró que su heroica fama se prolongara durante miles de años.
La “Balada de Mulán” cuenta su historia de forma muy clara y concisa. De esa forma narra cómo su anciano padre recibió la orden de luchar en la guerra y cómo Mulán decidió unirse al ejército en su lugar. En la antigua China, los ejércitos constaban solamente de hombres, así que Mulán se vio obligada a disfrazarse para poder llegar a combatir en el campo de batalla. Durante muchos años, soportó la vida militar sin que se descubriera su verdadero género.
A diferencia de muchos otros que se lanzaban a las batallas con la esperanza de obtener méritos militares y ser promocionados, Mulán se había unido al ejército por una sencilla razón: cumplir la obligación de su padre en el ejército, expresar el amor filial a sus progenitores y cuidar a su hermano menor. Tal vez por todo ello, Mulán luchó con valentía y coraje en numerosas batallas, obteniendo a cambio significativas condecoraciones militares.
En esta pintura aparece retratada Mulán (木蘭). La colección completa es conocida como “Reuniendo las gemas de la belleza”. Dinastía Oing, tinta y colores sobre seda. Museo Nacional del Palacio, Taipei (Taiwán). (Public Domain)
En esta pintura aparece retratada Mulán ( 木蘭). La colección completa es conocida como “Reuniendo las gemas de la belleza”. Dinastía Oing, tinta y colores sobre seda. Museo Nacional del Palacio, Taipei (Taiwán). ( Public Domain )
Cuando terminó su servicio en el ejército, el emperador quiso concederle un puesto de alto rango en la corte como recompensa a su valor. Sin embargo, ella renunció a todo y solicitó que le fuera permitido regresar a su ciudad natal como cualquier otro ciudadano civil. Finalmente, regresó a casa y se reunió felizmente con su familia. Una vez en su hogar, Mulán cambió sus ropas militares por ropajes femeninos, presentándose frente a los compañeros soldados que la habían acompañado en el camino de vuelta a casa. Fue entonces cuando todos quedaron sorprendidos al darse cuenta de que Mulán era, en realidad, una mujer.
Algunas de las características atribuidas a Mulán, como bondad, piedad filial, coraje, capacidad de resistencia ante las adversidades y actitud desinteresada frente a la fama y la fortuna, la transformaron en una mujer distinguida en la cultura tradicional, haciendo que su leyenda fuese trasmitida de generación en generación. Así, tradicionalmente, se destacan de la “Balada de Mulán” los siguientes párrafos:
Los insectos celebran con su canto la tarde.
Mulán está tejiendo ante la puerta.
No se oye girar la lanzadera,
tan sólo los lamentos de la niña.
Preguntan dónde está su corazón.
Preguntan dónde está su pensamiento.
En nada está pensando,
si no es en el rey Kong, su bello amado.
La lista del ejército ocupa doce rollos
y el nombre de su padre figura en todos ellos.
Grupo escultórico ubicado en la ciudad china de Xinxiang y que representa a Hua Mulan siendo recibida por su padre. (Kruuth/CC BY-SA 3.0)
Grupo escultórico ubicado en la ciudad china de Xinxiang y que representa a Hua Mulan siendo recibida por su padre. (Kruuth/ CC BY-SA 3.0 )
No hay un hijo mayor para el padre,
un hermano mayor que Mulán.
«Yo iré a comprar caballo y una silla,
yo acudiré a luchar por nuestro padre.»
Ha comprado en oriente un caballo de porte,
ha comprado en poniente una silla y cojín,
ha comprado en el sur una brida
ha comprado en el norte un buen látigo.
Al alba se despide de su padre y su madre;
cuando anochece, acampa junto al Río Amarillo.
Ya no escucha el llamado de su padre y su madre,
tan sólo el chapoteo del caballo en el agua.
Al alba abandona el Río Amarillo;
cuando anochece, llega a la Montaña Negra.
Ya no escucha el llamado de su padre y su madre,
tan sólo a los caballos relinchando en el monte.
Cruzó miles de millas en busca de la guerra,
corrió como volando por pasos y montañas,
las ráfagas del cierzo traían son de hierro,
a la luz de la luna brillaban armaduras.
Allí los generales luchando en cien batallas
morían, y después de haber dado diez años
volvían a su casa, valientes, los soldados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario